La política en la municipalidad de Plottier se ha convertido en un campo de batalla tras la “traición” del intendente Luis Bertolini a su mentora política, la vicegobernadora Gloria Ruiz. Esta ruptura ha desatado una intensa interna (por ahora no publica) entre los partidos Desarrollo Ciudadano y Comunidad, elevando el conflicto a niveles preocupantes y afectando la estabilidad de la ciudad.

Luis Bertolini, quien asumió la intendencia bajo el ala protectora de Ruiz, sorprendió a todos al aliarse con el gobernador Rolando Figueroa, antagonista de Ruiz. Este movimiento estratégico ha causado un sismo político que no solo impacta a Plottier, sino que amenaza con desestabilizar la gobernabilidad provincial.

La vicegobernadora Gloria Ruiz, figura central de Desarrollo Ciudadano, aun trata de pensar bien cada jugada y movimiento futuro a realizar en la arena política a nivel provincial mientras tanto trata de aprender el reglamento de interior y debate de la Legislatura Provincial que la ha dejado en off side en varias ocasiones por desconocer el protocolo de gestión y administración.

El gobernador Rolando Figueroa, líder del partido Comunidad, ha visto en Bertolini un aliado estratégico en su disputa interna con Ruiz, lo que todos sospechaban que un gobierno conformado por muchos sectores políticos antagonistas no iba a durar lo suficiente, poco a poco se transforma en realidad.

La situación que preocupa al gobernador Figueroa es la gestión desastrosa de Bertolini. La falta de recolección de basura y otros servicios básicos ha dejado a Plottier sumida en la suciedad y en riesgos sanitarios. Plottier siendo la segunda ciudad de mayor importancia a nivel provincial lógicamente tiene un peso más que definitivo en las elecciones y si la gestión pésima actual continua tanto Comunidad como Desarrollo Ciudadano se verán ampliamente afectados perdiendo su bastión político debido a su ineficacia en la acción.

Mientras tanto, los ciudadanos de Plottier esperan desesperadamente una solución que parezca cada vez más lejana. La traición de Bertolini a Ruiz no solo ha abierto una herida política profunda, sino que también ha puesto en riesgo la estabilidad y el futuro de toda la región. La comunidad pide a gritos un liderazgo que priorice el bienestar de los habitantes sobre las rivalidades partidarias y las ambiciones personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *