La derechista Giorgia Meloni, líder del soberanista Hermanos de Italia, podría ser consagrada como la primera mujer premier de la historia italiana dentro de un mes, luego de alcanzar este domingo una amplia mayoría parlamentaria junto a sus socios de la Liga y Fuerza Italia en las elecciones que renovaron las 400 bancas de Diputados y las 200 del Senado.

Hermanos de Italia se convirtió este domingo en el partido más votado del país, con más del 26% de los votos, a los que agrega los casi 9% de la Liga y 8% de Fuerza Italia para llegar al 44% del total y superar con holgura la mayoría simple en las dos Cámaras que le permiten quedar en “pole position” para formar un nuevo Gobierno, de acuerdo con datos oficiales.

Según proyecciones del Ministerio del Interior con el 90% de las mesas escrutadas cerca del mediodía italiano, la derecha y centroderecha se quedarían con alrededor de 236 Diputados y 114 Senadores.

“De los italianos llegó una indicación clara: un Gobierno de centroderecha guiado por Hermanos de Italia”, destacó Meloni esta madrugada al conocerse los primeros datos del escrutinio.

Tras las elecciones, la nueva composición del Parlamento se reunirá el 13 de octubre para elegir a sus autoridades, que darán un primer indicio de cómo se armarán las coaliciones parlamentarias para dar vida a un nuevo Ejecutivo. Con voto secreto, en Diputados se necesita la aprobación de dos tercios de los miembros, mientras en que en el Senado alcanza con la mayoría simple de sus 200 integrantes.

Recién una vez elegidas las autoridades de las cámaras, el presidente Sergio Mattarella iniciará una serie de “consultas políticas” con los presidentes de las dos ramas del Parlamento y con los jefes de bloque y coaliciones para tratar de individualizar qué grupo se muestra mejor preparado para formar Gobierno. Para esa instancia, Meloni, romana de 45 años, deberá cerrar el apoyo de sus socios para garantizarle a Mattarella la unidad del espacio y mostrarse como una opción de Gobierno estable para los próximos cinco años.

Tras una o más rondas de consultas, dependiendo de la claridad que vea Mattarella en la situación política, el mandatario puede dar entonces un “encargo para la formación de Gobierno” a una personalidad que considere capaz de dar vida a un nuevo Ejecutivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *