El presidente Alberto Fernández apuntó este martescontra los “ladrones de guante blanco que están dando cátedra de ética y moral por los medios” de comunicación y dijo estar esperando que la Justicia “se dignifique a sí misma” y los llame para “rendir cuenta de lo que han hecho” al gobernar el país, en referencia a la gestión de Mauricio Macri.

“Estoy esperando que un juez llame a esos ladrones de guante blanco y les pida explicaciones por la deuda que tomaron en nombre de la Argentina, para que expliquen los parques eólicos, la estafa al Correo, los peajes. Estoy esperando que la justicia se dignifique a sí misma y llame a los poderosos a rendir cuentas”, afirmó el Presidente al encabezar un acto en Cañuelas.

Acompañado por el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, Fernández encabezó este mediodía el acto de inicio de las obras de la Variante Cañuelas, que forma parte del proyecto de transformación en autopista de la Ruta Nacional 3, entre Cañuelas y Azul, que demandará una inversión de alrededor de 5.628 millones de pesos.

Se trata de uno de los seis proyectos que formaban parte de la modalidad de contratación de Participación Público-Privada (PPP) que impulsó el gobierno de Mauricio Macri y que, luego de dos años, solo contaban con una ejecución del 2 por ciento.

Con una extensión de 9,59 kilómetros, el nuevo tramo contará con dos carriles por mano de 3,65 metros de ancho, un cantero central de 9,10 metros, y banquinas pavimentadas en ambos lados.

Durante su discurso, el Presidente recordó que cuando llegó al Gobierno “el 70 por ciento de las obras públicas estaban paralizadas”.

“Así cualquiera logra déficit 0. Dejando de hacer lo que el Estado tiene que hacer, cualquiera logra el déficit 0”, dijo el mandatario y afirmó que ahora son 5 mil las obras en ejecución en todo el país.

  En otro tramo, Fernández recriminó a quienes le piden al Gobierno “que se ponga las pilas”.

Tenemos las pilas puestas y nos paramos ante los poderosos todas las veces que hizo falta. Tiramos atrás la modalidad de contratación de Participación Público Privada (PPP) y dijimos ‘hagamos lo que tengamos que hacer’. Los que confiaron en el mercado nos dejaron sin caminos, sin salud ni universidades ni hospitales porque no es rentable para los privados invertir en eso”, indicó.

Respecto de los costos de la obra pública, dijo que su administración tiene “enorme tranquilidad de conciencia”.

Como ejemplo, comentó que la ampliación de la central hidroeléctrica Yacyretá fue presupuestada durante el Gobierno de Cambiemos por 650 millones de dólares, pero en la reciente licitación se acordó un pago de 350 millones.

Fue allí cuando embistió contra “los ladrones de guante blanco andan dando cátedra” y afirmó aguardar el accionar de la Justicia: “Venimos a ofrecer nuestro corazón para que la Argentina se levante, trabaje, camine. Vamos a hacerlo entre todos, que nadie nos detenga, con más fuerza que nunca”, concluyó su mensaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *