Situación Fruticola Regional.

La crisis económica internacional desatada por la pandemia del coronavirus rompió los tradicionales equilibrios de mercado que se venían consolidando en los últimos años.

Con los cambios generados tras la enfermedad, algunos países han tomado distintas herramientas para poder mantener a sus empresas competitivas.

Los más poderosos, inyectando enormes cantidades de dinero al sistema para que el comercio continúe funcionando. El resto devaluando sus monedas para poder llegar mejor posicionados con su oferta exportable en los destinos finales de venta de sus productos.

Los países que compiten con la fruticultura del valle de Río Negro y Neuquén optaron por esta última herramienta financiera.

Si se analiza la evolución que han tenido las distintas monedas queda claro que la devaluación fue parte de una estrategia para defender a las empresas de esos países.

Argentina, se quedó en medio de esta batalla. Intentó ayudar a sus exportadoras con medidas que todavía no llegan a efectivizarse en la práctica. Por otro lado, el tipo de cambio en este primer trimestre del año se movió sólo un 5% mientras que en los países donde se producen o colocan peras y manzanas la paridad se ha movido hasta el 35%

Por lo cual en los mercados donde Argentina vende sus productos debido a la devaluacion recibirán menos cantidad de dolares lo que afectara también a la industria fruticola regional.

A %d blogueros les gusta esto: