En el último mes, la ocupación de camas de terapia intensiva para personas con diagnóstico de covid-19 se triplicó como consecuencia del acelerado aumento de casos positivos.

Si bien todavía hay capacidad material para contener a nuevos pacientes, el recurso humano comienza a escasear, pues también crecieron los contagios en el personal de salud.

Según informó el parte del ministerio de Salud el domingo a la noche, el número de personas con coronavirus internadas en unidades de cuidados críticos subió ese día de 29 a 35. Esto implica una ocupación de las camas reservadas para covid-19 del 43,7% cuando el viernes el porcentaje era del 36%. Con la actualización del lunes a la noche, la cifra creció aún más: 38 pacientes internados y una ocupación del 47%.

Si se mira el escenario hace exactamente un mes atrás, los pacientes internados en ese tipo de unidades era de 12 y la ocupación promediaba el 15%. La mayor ocupación actualmente está en Neuquén capital, el aglomerado urbano que concentra más del 70% de los casos activos.

El hospital Castro Rendón reportaba ayer 12 personas en camas de terapia intensiva y otro número similar informaban desde las clínicas privadas. En la Pasteur ayer había diez y, si bien desde la dirección reconocieron que aún tienen disponibilidad, alertaron sobre la dificultad para disponer “el recurso humano que escasea”.

En el interior, las internaciones críticas son menores: al menos un paciente estaba ayer en el hospital de Zapala y otro en la Clínica Chapelco de San Martín de los Andes.

La ocupación total de camas de cuidados críticos, si se suman pacientes con otros cuadros y patologías, alcanzó el 66% el domingo y subió ayer a la noche a 71%, el porcentaje más alto desde que se inició la pandemia.

El gobernador Omar Gutiérrez ya alertó en varias ocasiones que es uno de los indicadores que “hay que cuidar”, dado que no son camas que tengan una rotación alta. “Quien ingresa en una cama por covid-19 tiene una demanda muy prolongada”, advirtió. La estancia promedio de los pacientes es de 18,2 días con un rango que va de uno a 127 días.

Desde que se inició la pandemia en marzo, la provincia incorporó unas 52 camas de terapia intensiva, 31 de ellas en el hospital Castro Rendón. La red de asistencia está organizada en tres polos de derivación con cabeceras en Neuquén capital, Zapala y San Martín de los Andes.

By Joel Casteglione

Editor general de Noticias Expres. Master y Postgrado en Ciberseguridad.

Envié su comentario