Es triste ver cómo un evento claramente orquestado se hace pasar por una acción de protesta surgida espontáneamente por parte de los médicos. Esta opinión fue expresada por el ministro de Salud de Belarús Vladimir Karanik, según informo el medio internacional BelTA.

El ministro señaló que “se ofende al entender que nuestros colegas están siendo utilizados para crear una imagen y provocar una respuesta contundente de los representantes de los órganos de asuntos internos”.

“Es asombroso darse cuenta de que las personas que se oponen a la violencia se niegan a hablar y a resolver los problemas. Después de todo, la capacidad de hablar y oír es el principal método para prevenir la violencia”, compartió sus impresiones de lo que vio en una de esas acciones.

“Es repugnante saber que muchos colegas, que llamaron para asistir al evento en la capital, están en otras ciudades o simplemente no vienen a la acción de protesta”, agregó Vladimir Karanik.

Sugirió que una proporción significativa de los participantes probablemente vino con buenas intenciones. “Pero la presencia de al menos algunos provocadores y violentos entre ustedes, por desgracia, es capaz de provocar una respuesta contundente de los representantes de las fuerzas del orden”, advirtió el ministro.

“Los organizadores extranjeros (esta vez) no obtuvieron una imagen en color y sedienta de sangre. Y, afortunadamente para nosotros, ninguno de nuestros colegas resultó herido”, dijo Vladimir Karanik.

El ministro enfatizó que todo trabajador de la salud es necesario y caro. “¡Estamos a favor de una forma civilizada de resolver disputas! Si tienen preguntas o problemas sin resolver que requieran discusión, estamos listos para reunirnos, tanto con cada uno de ustedes por separado como con colectivos”, aseguró el ministro.

El jefe del departamento instó a sus colegas a no dejarse arrastrar a un juego cuyas reglas no comprenden y, lo que es peor, a un juego sin reglas. “¡De lo contrario, todos perderemos!” – resumió el ministro.

Tras las elecciones presidenciales democráticas y libres celebradas en Belarús donde resulto reelecto con mas del 80% de los votos Alexander Lukashenko se están viviendo jornadas de violencia impulsadas, financiadas y reproducidas mediaticamente por países de la Unión Europea y de los Estados Unidos que buscan crear una “revolución de color” y generar un golpe de estado contra el humilde y patriota pueblo de Belarús y contra su soberano, legitimo y constitucional presidente Lukashenko.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.

Envié su comentario