Los bancos colapsados

Las filas para entrar a los bancos de Neuquén cubren cuadras, pero no porque se respete la distancia mínima de un metro, sino por la cantidad de personas que esperan ser atendidas. La mayoría son adultos mayores, que demuestran el frío que sienten debajo de sus bufandas. Así comenzó la primera jornada bancaria excepcional, durante el aislamiento decretado para controlar los contagios de coronavirus.

Las filas en las sucursales fueron de varias cuadras, en su mayoría daban la vuelta a la manzana con gente esperando para recibir sus haberes del mes de marzo. En el centro, en sucursal del BPN de Avenida Olascoaga y San Martín se interrumpió el tránsito ya que los jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales se apostaron sobre la calzada.

La imagen se repitió en todas las zonas de la ciudad de Neuquén y localidades del interior. Algo similar ocurrió en otras partes del país. Ante esta situación evalúan abrir los bancos durante el sábado y domingo.

A %d blogueros les gusta esto: