El presidente de Bielorrusia, Alexánder Lukashenko, ha declarado este jueves que su país ha interceptado una conversación entre Varsovia y Berlín de la que se desprende que la reciente afirmación de la canciller alemana Angela Merkel sobre el supuesto envenenamiento del opositor ruso Alexéi Navalny es una falsificación.

“Observando los acontecimientos rusos, me di cuenta de que Occidente tiene una nueva característica distintiva: otra vez el Novichok, otra vez envenenamiento. Debo decirle que ayer o anteayer, antes del discurso de Merkel —esta dijo que a Navalny le querían cerrar la boca— interceptamos una conversación… Entendemos que Varsovia habla con Berlín”, afirmó Lukashenko durante una reunión en Minsk con el primer ministro de Rusia, Mijaíl Mishustin.

El líder bielorruso señaló que compartirá la grabación junto con la transcripción con el FSB (Servicio Federal de Seguridad de Rusia) y también se lo dará a leer a Mishustin. Según Lukashenko, la grabación “claramente dice que es una falsificación: no hubo ningún envenenamiento de Navalny”.

“Que yo entienda, un grupo de especialistas prepararon los hechos para la Administración de Merkel y a lo mejor también las declaraciones que hizo. Lo hicieron para —voy a citarlo— ‘quitarle las ganas a Putin de meter las narices en los asuntos de Bielorrusia'”, declaró Lukashenko.

Lukashenko alertó a Moscú que los países occidentales preparan “cosas terribles” de cara a las elecciones regionales que Rusia celebrará el domingo 13 de septiembre.

El presidente bielorruso citó la conversación interceptada de Merkel en la que la canciller alemana menciona estos comicios.

“Creemos que los países occidentales harán algo más. Es su estilo, su sello”, advirtió Lukashenko.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.

Envié su comentario