Uno de los puntos más cuestionados por la oposición a la actual gestión municipal del MPN en el capital de Neuquén fue la ampliación del plantel. El intendente Mariano Gaido decidió pasar la tijera tras un año de gestión y podar entre un 5 y un 10 por ciento los contratos de lo que se denomina como planta política. Esto no significa que los que sean alcanzados por el recorte dejen de trabajar en el Municipio ya que muchos son empleados de planta permanente.

El pasado 10 de diciembre el jefe comunal cumplió un año al frente de la gestión. Para conmemorarlo convocó a una reunión de gabinete y, además del balance, se despachó con un pedido a los 10 secretarios para que le presenten la reformulación de sus equipos con un recorte de la planta política de entre el 5 y el 10 por ciento. La exigencia también llegó a las coordinaciones.

Las nóminas ya llegaron a manos de Gaido y se efectivizarán a partir del 1 de enero.

Río Negro consultó al intendente por los motivos. “Me pareció importante hacer una evaluación del funcionamiento de todas las áreas. Pasó un año desde que asumimos y fue necesario conocer si pudimos alcanzar los objetivos que nos trazamos y cómo lo hicimos”, explicó Gaido.

El Municipio capitalino tiene 3.220 trabajadores en total y, a diferencia de la Provincia, casi la mitad de ellos son de planta política, unos 1.500. La masa salarial proyectada en la ciudad representa el 29% de los gastos totales, es decir unos 326 millones de pesos mensuales.

El recorte solicitado por el jefe comunal a sus colaboradores alcanzará, según datos oficiales, entre 75 y 100 personas. Esto asegurará un ahorro de 90 millones de pesos al año (son doce sueldos y los aguinaldos) en concepto de salarios no erogados. Según anticipó Gaido las evaluaciones de cada una de las secretarías continuarán.

Entre los cargos afectados por el recorte hay funcionarios que continuaban desde la gestión del fallecido intendente Horacio Quiroga. Sin embargo, muchos seguirán con sus horas dentro del Palacio municipal u otras dependencias porque tienen cargos permanentes.

Las plantas políticas generalmente son funcionarios, asesores y trabajadores que, mas allá de su cargo de base, pasan a cumplir nuevas funciones con adicionales en sus salarios. En otros casos directamente dejarán de prestar tareas en el Municipio.

Gaido destacó que la decisión estuvo guiada más por una análisis de la gestión que por el efecto que tendrá para las cuentas de su administración.

Tras su asunción, desde la oposición habían asegurado que el Municipio sumó 500 nuevos empleados en comparación a la anterior gestión. Desde la comuna respondieron que 250 fueron operarios que se blanquearon porque figuraba como contratados en la pasada intendencia.

By Joel Casteglione

Editor general de Noticias Expres. Master y Postgrado en Ciberseguridad.

Envié su comentario