El anuncio ya había generado un marcado interés entre los neuquinos. Desde este sábado 19 y durante tres días, los supermercados de la ciudad ofrecerán cortes de carne a precios populares, lo que motivó a cientos de clientes a esperar en largas filas para llevarse los kilos necesarios para sus asados navideños. En algunos locales, la demora llegaba a las cuatro horas.

Si bien el gobierno nacional había lanzado el programa con valores accesibles para tres cortes vacunos diferentes, las restricciones sanitarias de la región hicieron que en Neuquén sólo su puedan comprar los cortes sin hueso. Así, desde esta mañana y hasta el lunes se podrá conseguir matambre a 479 pesos el kilo y vacío por 459 pesos en distintos supermercados de la ciudad.

El hipermercado de La Anónima, que ofrece esta promoción, comenzó a recibir clientes incluso antes de la apertura del establecimiento. “Antes de las 9 ya teníamos todos los changos asignados”, señalaron desde el negocio. Al mediodía, los guardias de seguridad cortaban el ingreso de personas para garantizar el cumplimiento del factor ocupacional, por lo que la cola ya cubría todo un piso del paseo de compras.

En total, los clientes debían esperar media hora afuera del hipermercado, a lo que debían sumar otra hora completa a la espera de que el carnicero cortara la cantidad deseada por cada uno. Desde La Anónima impusieron una compra máxima de 5 kilos por persona, y la mayoría de los compradores optaba por ese total para sus cenas de Navidad o incluso para guardar en el freezer.

“La mayoría compra en el mostrador, y hay otros que optan por la pieza completa envasada al vacío, que incluso se puede conservar por más tiempo”, expresó el gerente de la sucursal. Aunque aclaró que la mayoría son clientes de años, contó que se vio la presencia de otros compradores, que el sábado desde temprano recorrieron varios supermercados buscando aquel que tuviera menos cola para acceder a la oferta.

Si bien muchos clientes acudieron a los negocios a comprar los productos para Navidad, también se notó la presencia de aquellos que hacen sus compras habituales en esos supermercados, y que sacaban provecho de los precios populares para la carne. “Se nota que compran un poco de todo, no solamente los cortes de oferta”, detallaron.

El supermercado Coto, por su parte, ya tiene una fama ganada en cuanto a los precios accesibles de la carne. Por eso, la espera fue aún mayor para los clientes de ese local. El personal de seguridad dispuso de una fila exclusiva en el playón de estacionamiento para los clientes de la carnicería, que exigía una espera de 3 horas. A eso se sumaba otra hora de fila dentro del supermercado, en el sector carnicería.

“Siempre vengo acá porque es más barato que cualquier carnicería, donde los cortes no bajan de los 700 pesos”, dijo Gabriel, mientras esperaba en el playón. “Todavía no sé qué me voy a encontrar ni qué voy a poder comprar”, comentó y aclaró que también iba a optar por comprar pescado.

Muchas familias se separaban para comprar: mientras un integrante hacía la fila para comprar carne, la otra persona ingresaba al supermercado para elegir el resto de los alimentos y artículos de limpieza. Sin embargo, la espera era tan abrumadora que muchos optaron por levantar la tapa de sus changuitos para usarlos como asientos.

“Nunca vengo al Coto para evitar las filas, y ahora llevamos más de 3 horas de espera”, dijo Susana, que acudió al local junto a su hija, una clienta habitual del supermercado. Aunque había cortes a precios populares, ellas apuntaban a los bajos precios del local para comprar bola de lomo para las fiestas de fin de año.

En Carrefour, por otro lado, las ofertas de carne no causaron tanto impacto. No se notaban filas para ingresar al establecimiento y el sector de carnicería tenía un flujo de clientes apenas superior al ritmo que se registra durante la semana. En una heladera separada se ofrecían los cortes en oferta en piezas enteras, con matambres de un kilo y medio y vacíos de aproximadamente cinco kilos. Los carteles aclaraban que cada cliente podía llevar sólo una pieza.

Mónica, que es clienta habitual del supermercado, dice que compra carne en el lugar por la buena calidad y las ofertas para aquellos que llevan dos unidades. Sin embargo, afirmó que ya tenía cortes congelados para las fiestas, por lo que sólo iba a buscar cortes específicos para el consumo diario.

Desde los supermercados prevén seguir reponiendo los cortes en oferta para satisfacer la demanda, que promete sostenerse durante los próximos días, cuando se acerque aún más la fecha de Navidad.

By Joel Casteglione

Editor general de Noticias Expres. Master y Postgrado en Ciberseguridad.

Envié su comentario