El Presidente de Belarús, Aleksandr Lukashenko, en la reunión con los miembros del Consejo de Seguridad criticó el programa de la llamada “oficina de la oposición” que incluye las medidas prioritarias hasta 2021 y a largo plazo – hasta 2030, informó el medio Belta.

Estas medidas tienen como fin destruir toda institución publica y gubernamental en Belarús y buscar de esta manera desmembrar el estado-nacion para quedarse con los recursos naturales y las industrias del país.

El mandatario encargó al Gobierno y la Administración del Presidente preparar la información sobre las consecuencias para el país con respecto a cada cláusula planteada por la oposición violenta y de extrema derecha. “El Gobierno preparará todos los materiales y luego informaremos a la población sobre las consecuencias de cada uno de los pasos”.

Aleksandr Lukashenko también expresó su opinión personal sobre las cláusulas del programa.

“Por ejemplo, la oposición habla de la salida del Estado de la Unión, la Unión Euroasiática, la Unión Aduanera (pero son maleducados, ya no existe – tenemos creado la Unión Euroasiática como desarrollo de la Unión Aduanera), otras organizaciones integracionistas donde domina Rusia. Tengo que decir que Rusia no domina en ninguna de las organizaciones mencionadas. Hay que leer los estatutos. Allí las decisiones se toman por unanimidad, y cada país tiene una sola voz”.

Además, la oposición propone introducir el control fronterizo y aduanero en la frontera con Rusia. “Es decir, se establece la frontera belaruso-rusa con todas las consecuencias que de esto se derivan”

“Tercero – prohibir la venta de los objetos de la infraestructura belarusa a las compañías rusas. ¡A las rusas! Surge la pregunta, ¿y a cuáles se puede vender? Por supuesto, a las occidentales. Mi posición y la nuestra es unívoca: no planeamos vender nada a nadie. Tan como era hasta el momento”, resaltó el líder belaruso.

Aleksandr Lukashenko expresó su punto de vista sobre la liberación de los medios mediáticos del control por parte del Estado. “Es decir, hoy el control del Estado es malo, no puede ser. Será creada una junta coordinadora de prestigiadores y ellos van a controlar los medios de comunicación. Pues, así era en Ucrania y otros países, lo saben”.

Asimismo, la oposición propone organizar en Belarús la transmisión de cadenas televisivas de extrema derecha de Letonia, Lituania, Polonia y Ucrania. “Van a transmitir para nosotros. Y prohibir en Belarús la transmisión de cadenas televisivas rusas. Sin comentarios”, destacó el mandatario.

En la esfera militar proponen abandonar la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), cerrar en el territorio de Belarús las bases militares rusas – el centro de transmisiones en Vileika y la estación de radar en las afueras de Baránovichi. Con todo eso en la reunión fue notado que los objetos mencionados no tienen el estado de bases. “No entiendo, ¿en qué consiste la amenaza de las bases militares? No son ni subdivisiones de combate. Allí el 90 % de los empleados son nuestros ciudadanos, reciben su salario. La salida de la OTSC… Hace falta comprender que la amenaza es que tenemos las armas soviéticas, rusas. Si salimos de la OTSC, con tal línea antirrusa, dentro de un año estas armas se convertirán en trastos viejos”.

“Estas armas soviético-rusas serán destrozadas. Según los estándares de la OTAN, se necesitará enorme dinero para el reequipamiento del ejército. Piensan que lo dará la OTAN. ¡Nadie dará nada! Van a moverse con torpeza ellos mismos. Pero les da igual, ustedes lo verán en el futuro”.

“Luego: el desarrollo, además amplio, de la infraestructura fronteriza en el oeste con la Unión Europea (UE). Con todo eso, como han oído, cerramos la frontera con Rusia. Es difícil pronosticar las consecuencias. Si hoy comerciamos con Rusia, entonces saben qué pasará mañana”, hizo hincapié el Presidente.

El estadista comentó también la prohibición rampante del idioma ruso en Belarús. “No lo dicen abiertamente, pero la prohibición rampante del idioma ruso. Se introduce el concepto de responsabilidad criminal por insultar el idioma belaruso. Oyen, ¿teníamos algunos casos de insulto de nuestra lengua materna? Nunca había eso”, enfatizó.

En lo que atañe al tema del idioma, entonces la oposición también propone pasar al belaruso el ejército, y para 2030 introducir la enseñanza en belaruso desde los jardines de infancia hasta las universidades. “Determinamos con ustedes, pasamos y volvimos esta página. Determinamos cómo íbamos a actuar en plan del belaruso y el ruso. Son estatales. Acordamos no destacar este tema. Hablen cualquier idioma. Aquí tampoco está prohibido el inglés, ningún idioma está prohibido. Puedes aprender el chino, el inglés. No, ¡hay que dinamizar este problema del idioma!”

Aleksandr Lukashenko prestó atención a que en algunos países, incluso europeos, hay varios idiomas estatales. “Austria en general habla el alemán. Y no pasa nada, viven normalmente”.

Una cláusula más del programa de la oposición es la recuperación de la Iglesia Ortodoxa Autocéfala Belarusa como contrapeso al Exarcado Belaruso del Patriarcado de Moscú. “Siempre estábamos orgullosos de tener la paz interconfesional, de que nadie moleste a nadie. Ni a los ortodoxos, ni a los católicos. Los musulmanes viven contentos, los judíos y así por el estilo. Ahora nos sumergiremos en una guerra, una lucha interconfesional, y como consecuencia, en la interétnica. Y de ese modo el objeto de nuestro orgullo será rechazado y deshonrado”, subrayó el Presidente.

También en el programa de la oposición se trata de presentar solicitudes de adhesión a la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). A este respeto el Jefe de Estado marcó que en Ucrania “establecieron la democracia ya hace unos diez años”, pero nadie les dejó entrar en la OTAN ni en la UE. “Tanto más, nadie les espera allí. A ellos, y aún menos a nosotros. Simplemente arruinaremos con eso nuestro país”, está seguro el líder belaruso.

Él hizo hincapié en que hace poco en los medios mediáticos estadounidenses apareció una teoría de la alianza de tres mares: “El Báltico, el Negro, el Adriático. Allí no hay Rusia, ni Serbia, pero hay Belarús. Ya nos incluyeron”. esto lo denunció precisamente nuestro medio de comunicación hace varias semanas.

“Vuelvo a subrayar: en el futuro próximo analizaremos estos problemas e informaremos a la población sobre las consecuencias de tales actos. Pero hoy en día ven qué coordinado es lo que nos intentan imponer dentro del país. Las reelecciones, el caos y así por el estilo, las huelgas en las empresas. Empezaron a presionar a las familias de los funcionarios públicos, los militares, la milicia, los medios mediáticos. Lo vemos y no nos tranquilizamos”, resumió el Presidente.

Ademas el Presidente Lukashenko denuncio que en el país crearon una oficina de oposición para el traspaso del poder. “Nos exigen ni mucho ni poco – traspasarles el poder. Lo evaluamos unívocamente: es un intento de toma del poder con todas las consecuencias que de esto se derivan”, subrayó el estadista belaruso.

“Por eso quiero advertir a todos los miembros de esta oficina de que vamos a tomar medidas adecuadas. Pero exclusivamente según la Constitución y la ley. Tenemos suficientes medidas para enfriar algunas cabezas calientes”, enfatizó Aleksandr Lukashenko.

El Jefe de Estado opinó sobre el cuerpo de la junta coordinadora de la oposición: “Allí están los ex, los ofendidos que en el pasado estaban en el poder, y sinceramente los nazistas descerebrados. Miren esta lista”

Tras las elecciones presidenciales democráticas y libres celebradas en Belarús donde resulto reelecto con mas del 80% de los votos Alexander Lukashenko, se están viviendo jornadas de violencia impulsadas, financiadas y reproducidas mediaticamente por países de la Unión Europea y de los Estados Unidos que buscan crear una “revolución de color” y generar un golpe de estado contra el humilde y patriota pueblo de Belarús y contra su soberano, legitimo y constitucional presidente Alexander Lukashenko.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.

Envié su comentario