La circulación comunitaria del virus que se registra en Bariloche y Cipolletti son consecuencia de la propagación desde focos bien identificados. Es difícil, si no imposible, establecer la trazabilidad de los contagios a partir de los casos detectados.

El brote en Cipolletti se dio a partir del primer caso confirmado que llegó al Sanatorio Río Negro, a principios de abril. Desde allí surgieron todos los casos nuevos en la ciudad y en otros puntos del Alto Valle ya que muchos empleados del centro de salud residen en otras localidades.

El Comité de Crisis cipoleño entiende que la circulación comunitaria surge del centro privado. No solo porque todos los nuevos casos se dieron en empleados de la institución sino porque el control epidemiológico sobre los tres primeros positivos no arrojaron nuevos casos positivos.

El primer caso de Bariloche se registró el 3 de abril. Fue tardío en relación al resto de la provincia pero lo alarmante fue que en 12 días esa cifra llegó a 49. Después de varios días, los casos se mantienen estables en 50. Hubo en este caso dos focos de contagio (la PSA y los trabajadores del hospital). En ambos casos se dispuso el aislamiento del personal; en el caso de la fuerza de seguridad abarcó a toda la regional, más de 150 personas.

Como las medidas no fueron suficientes porque la gente no respetaba el aislamiento, se impusieron en Bariloche condiciones para salir a comprar de acuerdo al último número del DNI. Además, el municipio bloqueó varios accesos obligando a la gente a transitar por las principales vías de la ciudad. De esta manera, las esperas hacen que muchos conductores desistan de salir y los controles de las fuerzas se facilitan.

Ante el reclamo de varios comercios, ayer se anunció la venta por delivery aunque puso restricciones de horarios. Casi 300 comerciantes se anotaron para vender a domicilio sus productos.

“Lo que pasó es que aparecieron los casos de todos los grupos juntos pero con un buen trabajo fueron quedando aislados los estrechos y ahí quedó. Fue el estallido y ahora van apareciendo de a poco”, explicó la secretaria de Relaciones Institucionales de Salud de Río Negro, Mercedes Ibero, sobre la situación en Bariloche.

“De todos modos, del último caso que apareció, hay que esperar 14 días para ver si no surgen nuevos”, añadió.

“Tenemos 50 casos pero no podemos saber con cuánta gente se relacionó cada persona”

A %d blogueros les gusta esto: