La provincia les hará el test de coronavirus a todos los que lleguen con un resfrío o cualquier enfermedad respiratoria a los hospitales. Se persigue la detección temprana de posibles brotes de contagio de COVID-19 en épocas de cuarentena flexibilizada y temperaturas en descenso.

Se supone que el encierro colectivo hará bajar el índice de personas con enfermedades respiratorias respecto de otros años. En los picos de las patologías de este tipo suelen colapsarse las guardias. Este año está todo por verse porque el contexto es extraordinario.

En el ciclo interminable de videocharlas que le impuso el aislamiento, el gobernador Omar Gutiérrez analizó con sus principales espadas en el territorio sanitario del gabinete las condiciones para la reapertura de la economía. Cualquier cambio en la intensidad de la circulación de las personas debiera afectar el tránsito del coronavirus. El COVID-19 se transmite entre humanos.

La respuesta sanitaria será para achicar los márgenes de error de la flexibilización. Con el control en el laboratorio de todos los afectados por alguna enfermedad respiratoria, se achican las posibilidades de sorprenderse con un brote.

La provincia implementó la estrategia de vigilancia de unidades centinela con el propósito de complementar al sistema de vigilancia tradicional y ampliar la sensibilidad en la detección temprana de potenciales casos de transmisión comunitaria, comunicó el Gobierno.

By Joel Casteglione

Editor general de Noticias Expres. Master y Postgrado en Ciberseguridad.