Muchas veces en nuestros países de Latinoamerica incluso muy repetidamente aquí en Argentina se habla del “Modelo Nórdico” como el mejor sistema de gobernanza pero hilando fino podemos notar que en estos países se piensa realmente poco en las personas, claro ejemplo de esto es Suecia.

Las medidas de prevención contra el COVID-19 implementadas por el Gobierno sueco son una de las más controversiales en toda Europa debido a su excesiva confianza en el sentido común y responsabilidad de los ciudadanos para combatir la expansión del coronavirus.

Mientras en otros países europeos acatan un estricto confinamiento, el Gobierno sueco ha optado por el método de recomendaciones sin dictar ningún tipo de confinamiento ni restricciones de movimiento generando una ola de críticas al partido gobernante.

El rápido crecimiento de la tasa de mortalidad en comparación con otros países nórdicos aumentó la presión sobre el Gobierno sueco logrando que se de marcha atrás a una propuesta para evitar que el Parlamento nacional implemente medidas más severas para combatir el virus, según recoge Bloomberg.

Actualmente, Finlandia cuenta con poco más de 1.900 contagiados y ocho muertos, Dinamarca con más de 4.000 casos confirmados y 161 fallecidos, mientras que Noruega registró más de 5.000 infectados y 58 decesos, según datos de la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

Con las escuelas, cafeterías y restaurantes en funcionamiento Suecia ha registrado más de 6.000 contagiados y más de 400 fallecidos por COVID-19 poniendo a los epidemiólogos del país un gran reto para contener la propagación del virus y evitar el colapso de los hospitales.

​La representante de la salud pública mundial con sede en Estocolmo, Claudia Hanson, notó que Suecia está acostumbrada a tomar decisiones basadas en evidencia aunque considera que este método no funciona para combatir una pandemia de la magnitud del coronavirus del cual se desconocen muchos detalles.

Al momento de esta publicación, las cifras de contagios por COVID-19 en el mundo han superado el millón de personas dejando más de 57.000 fallecidos en más de un centenar de países.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.