A través de un comunicado publicado en la página oficial de la ONU, su secretario general, António Guterres, destacó que el nuevo coronavirus “ataca a todos, sin tregua”, ya que no diferencia entre nacionalidad, etnia, facción o fe. Por esto ha pedido “un alto al fuego mundial inmediato en todos los rincones del mundo”.

En el desesperado llamado a la paz, Guterres también dijo que no hay que olvidar “que en los países devastados por la guerra ha habido un colapso de los sistemas de salud.” Y que “los más vulnerables —las mujeres y los niños, las personas con discapacidad, las personas marginadas y desplazadas— pagan el precio más elevado”, pues corren un mayor riesgo de sufrir devastadoras pérdidas por el covid-19, que ya se cobró más de 16.000 vidas en todo el mundo.

El jefe de las Naciones Unidas subrayó que la tregua ayudará a crear corredores que faciliten la llegada de ayuda vital y abrirá oportunidades para la diplomacia.

Finalmente insistió en el cese de hostilidades, y en que hay que dejar de lado la desconfianza y la animosidad, silenciar las armas, detener la artillería y poner fin a los ataques aéreos. 

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.