El gobierno nacional, a través del Instituto de Asuntos Indígenas (INAI) que preside la rionegrina Magdalena Odarda, le reclamó a la Fiscalía Federal de Bariloche que el conflicto mapuche en Villa Mascardi se resuelva en una “mesa alternativa de resolución de conflictos”, una vía que ya se intentó y no tuvo éxito. De hecho, los episodios de violencia como los del jueves pasado son una constante en el lugar.

Ayer el juez federal subrogante de Bariloche Gustavo Zapata y la fiscala Sylvia Little estuvieron en el lugar para realizar una “inspección ocular” del sitio donde el jueves se incendiaron y dañaron propiedades de pobladores de la villa, además de un ataque a funcionarios judiciales de la provincia.

El INAI informó ayer que le hizo una presentación ante la Fiscalía “para el abordaje intercultural en el proceso investigativo y convoca a una reunión de la Mesa Alternativa de Resolución de conflictos a la mayor brevedad”.

Desde el gobierno nacional vienen propugnando esa mesa alternativa como la contracara de la política del gobierno de Mauricio Macri, que tampoco surtió efecto y que terminó con la muerte del joven mapuche Rafael Nahuel, de un disparo por la espalda efectuado por un efectivo de Prefectura.

Villa Mascardi es una pequeña población creada a mediados del siglo pasado por Parques Nacionales a instancias de Exequiel Bustillo. La idea era crear frente al lago sitios turísticos como Traful o La Angostura, pero nunca adquirió un mayor desarrollo que el actual.

By Joel Casteglione

Editor general de Noticias Expres. Master y Postgrado en Ciberseguridad.