Los mineros de Andacollo llegaron a Neuquén alrededor de las 11. El abogado que los acompaña, Bruno Bonetti, aseguró que hasta ahora la conciliación continúa a las 10 del lunes.

Se trata de un grupo de los mineros de los que permanecían sobre la ruta 22, a la altura de Arroyito. Allí sigue el corte, con apertura del paso cada tres horas.

“Llegamos a Neuquén y desde acá no nos vamos a mover hasta que el gobierno no nos resuelva la situación”, dijo Gustavo Sepúlveda, el delegado de los mineros de Trident, la exconcesionaria del complejo minero de Andacollo, que reclaman el pago salarial de los meses de marzo y abril.

Ayer hubo una conciliación en la que el gobierno planteó el pago de un subsidio por 6 meses. A cambio pidió el levantamiento del corte de ruta en Arroyito. Los mineros habían advertido que no dejarían las medidas hasta que no se resolviera el conflicto.

Según sostuvo Bonetti, la minera Trident no participó de la mediación penal propuesta por la fiscalía porque “adujo que había una cuestión pendiente” entre la firma y la provincia”.

Los mineros permanecen en las inmediaciones de la Leloir, en la vereda de la Ciudad Judicial, y con bombos se apostaron sobre la calle, por lo que realizaban desvíos a la altura de la rotonda que está frente a Tribunales.

“No pueden venir con subsidios; si hubieran pedido la garantía, esto no hubiera ocurrido. Rechazamos el planteo porque no vinimos acá en busca de un subsidio, vinimos por la continuidad laboral y para exigir el pago del sueldo adeudado”, dijo Sepúlveda.

By Joel Casteglione

Editor general de Noticias Expres. Master y Postgrado en Ciberseguridad.