El 2 de mayo de 1982 durante la guerra patria de Malvinas, se produjo el hundimiento del crucero ARA General Belgrano como consecuencia del ataque el submarino nuclear británico HMS Conqueror, en el que perdieron la vida 323 argentinos.

Este hundimiento fue un ataque ilegal y rastrero pues el crucero Belgrano se encontraba fuera del aérea delimitada de acción de guerra, por lo cual fue un ataque que carecía de legalidad internacional y es considerado en los ámbitos internacionales como un crimen de guerra y los crímenes de guerra no prescriben y deben ser tratados en la corte Penal Internacional de La Haya.

Este ataque desesperado del imperio ingles mostró nuevamente la cara del monstruo dirigido por Margaret Thatcher que incluso amenazaba durante el conflicto bélico con bombardear ciudades argentinas incluso no descartaba el uso de armas de disuasión nuclear contra las principales ciudades argentinas. Por lo cual la legalidad de las acciones del gobierno de Thatcher siempre fue muy cuestionado incluso en su país Inglaterra donde muy poca gente ve con buenos ojos el gobierno de Thatcher.

Es un deber recordar a las victimas de una guerra injusta y también es un deber reconocer que en las guerras nadie resulta vencedor, las guerras solo producen daños y miseria.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.