La esposa del hombre que fue diagnosticado en Cutral Co con coronavirus el miércoles, contó en diálogo con un medio local la trágica semana que vivió. Es que la mujer, junto a su marido, asistieron varias veces al hospital de esa localidad porque el hombre presentaba síntomas, pero jamás fueron tomados en serio.

“Desde el momento que mi marido llegó de viaje, empezó con los síntomas. Fue ahí que lo llevé al hospital. Estaba con mucha fiebre y dolor de garganta. Le pusieron un inyectable y le dijeron que era un resfrío que le había dado con el cambio de clima, por venir del sur”, explicó la mujer a La Voz del Neuquén, sobre la primera visita a la guardia del hospital.

“Ese día, cuando llamé a la ambulancia, vinieron con barbijos y guantes. Entró un enfermero, le puso un barbijo en la boca y se lo llevaron al hospital en ambulancia. Yo también fui pero con mi suegro, pensando en que lo iban a dejar internado por los síntomas que él tenía”, comentó la mujer y aseguró que tras el inyectable lo enviaron caminando a su casa, ya que no pudieron reencontrarse con él en el centro de salud. “No lo cargaron en la ambulancia”.

El hombre siguió con los síntomas hasta el domingo 29, momento en el que volvieron a llevarlo al nosocomio. “Él les dijo que le dolía mucho la espalda y el médico que lo atiende le pone un Diclofenac y le dice que es un dolor muscular. Para colmo el doctor lo reconoce y le dice ‘vos viniste el miércoles y no te dan los días para tener los síntomas del bicho este’, y lo mandaron a la casa”.

Si bien el nuevo medicamento mejoró sus síntomas ese día, el lunes volvió a tener fiebre, dolor de espalda, y además, tos seca. “Mi suegro lo llevó a los consultorios de la clínica Neuquén para que lo vea un doctor. Lo atiende y le da Amoxicilina, Dipirona, Ibuprofeno, Refrianex y un jarabe para la flema. Él me dijo: ‘el doctor tenía más ganas de internarme que otra cosa’”, expresó.

Para el miércoles 1 de abril, el hombre jamás mejoró y mujer terminó llamando nuevamente al hospital, en donde hizo hincapié en que su esposo había regresado de una zona de riesgo, Buenos Aires. “Le dije a la chica que me atendió que mi esposo venía de Río Gallegos, que había estado viajando con gente en el avión de Aerolíneas Argentinas, que había estado en Buenos Aires, que había dormido en el aeropuerto y que en Buenos Aires no les habían hecho control de tomarle la temperatura porque no había ningún protocolo. Después de esperar más de media hora a que me llamen, me dijeron que no se iban a poder acercar porque él ya había ido y no tenía los síntomas y, que además, a él sólo le dolía la espalda”.

En total en la provincia ya hay mas de 30 casos confirmados aunque por ahora ningún caso de contagio comunitario.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.