El Tribunal Oral Federal (TOF) 4 ordenó hoy “hacer efectiva la morigeración de las condiciones de detención de Lázaro Báez”, por lo que el empresario investigado por supuesto lavado de dinero será enviado a prisión preventiva domiciliaria, según informaron fuentes judiciales.

A partir del fallo del TOF 4, dictado a instancias de una resolución de la Cámara Federal de Casación Penal esta mañana, el empresario saldrá del penal de Ezeiza en el que se encuentra detenido desde abril de 2016 para ir a un domicilio fijado en la localidad bonaerense de Pilar, bajo monitoreo del Programa de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

“No existe otra posibilidad más que hacer efectivo el arresto domiciliario dispuesto por el Juzgado instructor, aun cuando hasta el momento no se ha depositado la caución real fijada en los autos N° 9630/2016/To2 del registro de este Tribual en oportunidad de conceder su excarcelación”, sostuvieron los jueces Néstor Costabel, Jorge Gorini y Daniel Obligado.

Esta mañana, la sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal había ordenado conceder el arresto domiciliario al empresario en una de las causas en las que está procesado por supuesto lavado de dinero, al revocar el fallo de un Tribunal Oral que había rechazado otorgar ese beneficio.

Con la firma de los jueces Mariano Borinsky y Javier Carbajo, la Casación dispuso otorgar el arresto domiciliario a Báez en la causa conocida como “El Entrevero”, por supuesto lavado de dinero en la compraventa de un campo, y ordenó al Tribunal que proceda de acuerdo a esa decisión, que ya había dispuesto el juez del caso, Sebastián Casanello.

En ese contexto, el TOF 4 debió decidir si conceder el arresto domiciliario a Báez con tobillera electrónica, también en la denominada M&P, donde había sido excarcelado bajo una fianza millonaria que no logró reunir.

Fue allí que los jueces consideraron que no les quedaba más alternativa que proceder según lo ordenado por Casación.

Báez está detenido desde el 6 de abril de 2016 y su defensa argumentó que tiene 64 años, enfermedades coronarias, insuficiencia respiratoria y diabetes tipo 2, lo cual lo pone en situación de riesgo, ante la pandemia de coronavirus.
Además, agregó que el empresario pudo ver vulnerado su derecho a la defensa al ser posible víctima de hechos de espionaje ilegal que se investigan en la justicia federal de Lomas de Zamora y que podrían significar “graves violaciones a los derechos humanos” del detenido.

Semanas atrás, el mismo tribunal había tenido que reducir en más de 200 millones de pesos la fianza impuesta a Báez para hacer efectiva la excarcelación en la causa conocida como M&P, por orden de la Cámara de Federal Casación Penal; lo que puso en evidencia la diferencia de criterios entre ambos tribunales.

By Joel Casteglione

Editor general de Noticias Expres. Master y Postgrado en Ciberseguridad.

Envié su comentario