El multimillonario CEO de Tesla, Elon Musk, el mismo que hace poco tiempo dijo “¡Daremos un golpe a quien queramos!” respecto a su participación en el golpe de estado contra Evo Morales en Bolivia para beneficiarse del Litio, ahora se ha lanzado a la cooperación con los grupos violentos de extrema derecha financiados por la Union Europea y la OTAN , con el fin de quedarse con los recursos naturales de la nación de Belarús (principalmente los gasoductos que alimentan con gas a toda Europa) y con la idea de no dejar crecer a esta nación, en su plan de energía nuclear que ha venido desarrollando exitosamente en los últimos tiempos.

Los manifestantes violentos piden a Elon Musk prestar atención y mayor apoyo a las protestas en Bielorrusia, usar satélites Starlink para garantizar el funcionamiento de internet en el país, así como continuar brindando ayuda financiera para la amplia campaña de desestabilizacion que se esta ejecutando contra este país europeo.

Todas estas ultimas maniobras desesperas de la Unión Europea y de una pequeña parte de la comunidad internacional, son producto del triunfo de la paz y el pueblo de Belarús que no ha entrado en el juego de desestabilizacion debido a su gran conciencia nacional, las imágenes actuales de las calles y principales avenidas de la capital Minsk están lejos de ser un escenario de guerra, miles de personas circulan habitualmente y realizan sus trabajos en normalidad, los violentos son una minoría y van en retroceso debido al perfecto accionar de las fuerzas de seguridad e inteligencia que lograron desarticular desde un principio a los conspiradores, únicamente la matriz mediática aun aúpa a estos grupos violentos queriendo hacerlos pasar por mayoría aunque ya se ha demostrado que no tienen representación en la sociedad de Belarús.

En las siguientes imágenes se puede ver la normalidad total en la capital de Belarús.

Ademas de esto la sociedad de Belarus a través del medio nacional de dicho país Belta se ha manifestado ampliamente en contra de la violencia apoyada por los países de la Unión Europea, a continuación presentamos algunos testimonios:

“Como madre y como mujer, estoy indignada por lo que está sucediendo en las calles y el hecho de que los bielorrusos vayan en contra de los bielorrusos por intereses extranjeros”, dijo Nadezhda, Maestra de Honor, Secretaria Ejecutiva de la Organización de la Ciudad de Minsk de la Unión Bielorrusa de Mujeres. “Somos un pueblo tolerante y tranquilo, siempre sabemos escuchar las opiniones de los demás. Somos gente amable y siempre debería serlo”.

Ademas se pidió que “Miren más de cerca para ver la realidad: los manipuladores están tratando de sacudir la situación, tienen fondos suficientes para esto. El pueblo bielorruso siempre ha resuelto todos los problemas de una manera civilizada, en interés del país y sin interferencias externas”, señaló la Unión de Mujeres Bielorrusas. “Queridos, cuídense. , los niños y sus seres queridos, usen el sentido común y la razón “.

Entre otros testimonios se encuentra la de Anna Alekseevich, médica en jefe del centro regional de higiene y epidemiología de Zelva. “Uno se siente orgulloso cuando ve lo que se ha hecho para el desarrollo de nuestra Bielorrusia natal. Gracias a la política estatal, se ha creado un sistema de salud confiable y altamente desarrollado, que es capaz de brindar asistencia a las personas al nivel adecuado”, dijo la medica. “Esto se demostró en una situación de epidemia difícil. No es ningún secreto que en tales situaciones tratan de manipular la opinión de la gente, aumentan la tensión social en la sociedad para llevarnos a la guerra”

Desde la cultura también se han expresado al respecto, la presidenta de la Unión de Compositores de Bielorrusia, Elena Atrashkevich.

“Me gustaría mucho que esta situación se normalizara en un futuro próximo, para que se restablezca el orden en las calles de nuestras ciudades, volvamos a nuestra forma de vida habitual, pudiéramos trabajar en paz. Nunca nos hemos enfrentado dentro de la sociedad. Por lo tanto, no importa qué posiciones diferentes fueron entre las personas, es necesario encontrar un punto en común para que la sociedad se desarrolle más de manera evolutiva y no revolucionaria. Estoy a favor de la paz, de una Bielorrusia brillante y luminosa y de las relaciones fraternales dentro del país “, dijo Elena Atrashkevich abogando por la paz que se esta recuperando día tras día en Belarús.

El vicepresidente del Consejo Republicano de la Juventud Trabajadora de Belarús Anton Pavelyev también se expreso y dijo:

“Insto a los participantes en acciones ilegales a que se detengan, piensen en sus acciones, no se equivoquen, confíen solo en fuentes confiables, sean prudentes y piensen con su propia cabeza. Tengan piedad de sus familiares, madres, esposas, hijos y, en primer lugar, tengan piedad de ustedes mismos. Deténganse mientras sea posible. Todo esto, lamentablemente, crea una gran incomodidad para la sociedad”, dijo Anton Pavelyev.

Según él, se ha hecho mucho en el país en los últimos años. “Y esto debe ser apreciado. Los disturbios, en primer lugar, estropean la infraestructura urbana, en la que se ha invertido mucho dinero y esfuerzo. Y en segundo lugar, las personas que trabajan hasta tarde normalmente no pueden llegar a sus hogares en transporte público. Sin duda, quiere captar el revuelo sobre esto, y no piensan para nada en otras personas , es una actitud egoísta”, agregó el vicepresidente del consejo.

Tras las elecciones presidenciales democráticas y libres celebradas en Belarús donde resulto reelecto con mas del 80% de los votos Alexander Lukashenko, se están viviendo jornadas de violencia impulsadas, financiadas y reproducidas mediaticamente por países de la Unión Europea y de los Estados Unidos que buscan crear una “revolución de color” y generar un golpe de estado contra el humilde y patriota pueblo de Belarús y contra su soberano, legitimo y constitucional presidente Alexander Lukashenko.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.

Envié su comentario