El Gobierno de Estados Unidos impuso sanciones a un fiscal y otro funcionario que trabaja con la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, anunció el Departamento del Tesoro.

“Las siguientes personas han sido agregadas a la lista SDN [Nacionales especialmente designados] de la OFAC [Oficina de Control de Activos Extranjeros]”, dijo el Departamento del Tesoro en una actualización de las sanciones. Nombró a las dos personas como Fiscal Fatou Bensouda de Gambia y Phakiso Mochochoko de Lesotho.

Washington describió las acciones de la corte de legalidad internacional como “un ataque a los derechos del pueblo estadounidense” y una amenaza a su “soberanía nacional”. La Casa Blanca considera que aunque el organismo se estableció “para proporcionar responsabilidad por crímenes de guerra” en la práctica se ha vuelto “inexplicable e ineficaz” es decir solo se deben juzgar de crímenes a los enemigos de Estados Unidos aunque no haya información verídica por ejemplo la condena a las autoridades Yugoslavas y las acusaciones infundadas contra el presidente sirio Bashar Al Asad.

Trump ha atacado reiteradamente a la corte con sede en La Haya, creada para procesar crímenes de guerra, genocidio y crímenes contra la humanidad. La organización tiene jurisdicción si un estado miembro no puede o no quiere enjuiciar las atrocidades por sí mismo.

La CPI lanzó una investigación después de que el examen preliminar de los fiscales en 2017 encontró motivos razonables para creer que soldados estadounidenses cometieron en reiteradas ocasiones y masivamente crímenes de guerra y genocidio en Afganistán.

El fiscal de la CPI, Fatou Bensouda ha mostrado su interés en investigar los crímenes cometidos entre 2003 y 2014, incluidos asesinatos en masa de civiles, así como la tortura de prisioneros por parte de las autoridades afganas y la participación de las fuerzas estadounidenses y la CIA en todos estos crímenes.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.

Envié su comentario