La novedad se conoció el jueves por la noche y, casi desde el minuto cero, genero críticas y polémicas. Desde el lunes, los adultos mayores de 70 años que viven en la Ciudad (son 490.000) tendrán que obtener un permiso diario para hacer las compras, ir a pagar las cuentas y hasta pasear al perro. Pese a las críticas, el Gobierno porteño decidió mantener la medida, porque creen que es una parte fundamental del plan para empezar a aplicar una “salida administrada” de la cuarentena, en medio de la pandemia mundial del coronavirus.

A las 12.30 del viernes, Horacio Rodríguez Larreta​ brindó una conferencia de prensa para explicar los alcances de la iniciativa y aseguró que “no se busca prohibir a nadie, sino ayudarlos para evitar al máximo posible que tengan que salir a la calle”.

“El mayor riesgo de vida, por lejos, lo tienen los adultos mayores. En Argentina, el promedio de edad de fallecimientos por coronavirus es de 71 años. En el mundo, 8 de cada 10 fallecidos son mayores de 70”, afirmó.

Y detalló la medida: “Lo que vamos a pedirles es que, antes de salir, hagan un contacto previo con el Gobierno de la Ciudad para ver si nosotros podemos solucionarles el problema. No buscamos prohibir a nadie, solo ayudarlos a evitar al máximo posible que tengan que salir a la calle”.

Desde el entorno del jefe de Gobierno aseguran que, si bien no tendrán en cuenta algunos puntos considerados “conflictivos”, mantienen la convicción de que es la forma de, por un lado, proteger al grupo más afectado por la enfermedad. Y por otro, y una vez que los mayores estén “resguardados”, dará la chance de avanzar con una estrategia de “salida administrada” de la cuarentena, con protocolos específicos por actividad.

By Joel Casteglione

Editor general de Noticias Expres. Master y Postgrado en Ciberseguridad.