El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, denunció la existencia de fuerzas externas que intentan ocasionar un baño de sangre en Bielorrusia.

“Hay quienes quieren que la situación que se pacifica en Bielorrusia derive en violencia, buscan provocar un derramamiento de sangre y que se repita el escenario ucraniano”, dijo Lavrov en un foro que acoge la ciudad de Solnechnogorsk.

El canciller ruso sostuvo que la oposición bielorrusa implementa el guión venezolano al hablar de la dimisión de Lukashenko.

“Los opositores proponen negociar con las autoridades actuales solo las condiciones de la salida del presidente de Bielorrusia (…) Es similar a lo que ocurre en Venezuela, cuando un presidente legítimo es declarado paria”, dijo Lavrov. 

Al mismo tiempo, destacó que Moscú nota indicios de la normalización de la situación en Bielorrusia.

“El pueblo bielorruso decidirá por sí mismo cómo salir de esta situación”, destacó el ministro ruso.

Lavrov llamó al inicio de un amplio diálogo nacional en Bielorrusia.

“Primero tiene que calmarse la situación y luego empezar un diálogo nacional; y creo que las propuestas sobre la reforma constitucional es una oportunidad muy buena para hacerlo”, subrayó el canciller ruso.

El canciller ruso añadió que algunas propuestas del opositor Consejo de Coordinación en Bielorrusia causan dudas desde el punto de vista de la legitimidad y algunas de ellas pueden ser calificadas como una incitación a las fuerzas del orden de violar su juramento.

Además Lavrov, al comentar las ofertas de mediación de la OSCE en Bielorrusia, recordó cómo terminaron los esfuerzos de mediación de los países occidentales en Ucrania en 2014.

En particular, dijo, primero “se logró un acuerdo firmado por los ministros de Exteriores de Alemania, Polonia y Francia”, y después la oposición se desmarcó del pacto.

Lavrov no descartó también que la opositora Svetlana Tijanóvskaya podría haber sido presionada para que convoque las protestas.

“Parece que a ella no le permitieron calmarse, y comenzó a hacer declaraciones políticas, muy fuertes, exigiendo continuar las huelgas y las acciones de protesta”, dijo Lavrov al notar que Tijanóvskaya “сada vez más a menudo hace sus declaraciones en inglés y no en ruso o bielorruso”.

Tras las elecciones presidenciales democráticas y libres celebradas en Belarús donde resulto reelecto con mas del 80% de los votos el Presidente Alexander Lukashenko, se están viviendo jornadas de violencia impulsadas, financiadas y reproducidas mediaticamente por países de la Unión Europea y de los Estados Unidos que buscan crear una “revolución de color” y generar un golpe de estado contra el humilde y patriota pueblo de Belarús y contra su soberano, legitimo y constitucional presidente Alexander Lukashenko.

By Tadeo Casteglione

Periodista de Noticias Expres con certificación en Periodismo Digital, Combate de las Fake News y Geopolitica emitido por la ESADE.

Envié su comentario